Getty Images

Nadal y Federer, más cerca que nunca

Nadal y Federer, más cerca que nunca

El 10/09/2019 a las 18:34Actualizado El 11/09/2019 a las 09:43

Open de Australia 2010. Roger Federer derrota a Andy Murray en la final y levanta su título número 16 de Grand Slam, dos unidades por encima del récord de Pete Sampras. Por su parte, Rafa Nadal apenas atesoraba seis torneos grandes, diez menos que el helvético. Una década después, el cambio de papeles en la clasificación puede ser cuestión de meses.

Roger Federer y Rafa Nadal. Rafa Nadal y Roger Federer. Pongan el orden ustedes, lo que está claro es que ninguno sería lo que es hoy en día sin la irrupción del otro. Dos carreras paralelas que se llevan cruzando durante los últimos quince años en busca de una meta intangible que representa ser el mejor de la historia. Al igual que cuando se habla de cine o de gastronomía, difícil será poner a todos de acuerdo, así que el debate parece destinado a decidirse por el peso categórico de sus vitrinas. ¿Quién de los dos terminará con más títulos de Grand Slam? De momento gana el suizo 20 a 19, aunque no siempre estuvieron tan cerca. Hoy repasamos la evolución de su rivalidad en siete puntos estratégicos.

· US Open 2004: La Era Federer ya es una realidad

Hace poco más de un año desde que Roger Federer levantara en Wimbledon el título más importante de su carrera. Todo el mundo piensa que el suizo cuenta con el pack completo de herramientas para hacer historia, aunque solo el tiempo resolverá esa cuestión. Un mes antes de cumplir los 22, en su vitrina ya aparecen conquistadas tres de las cuatro grandes plazas. Récord de 4-0 en finales de Grand Slam y una sensación de que ni siquiera el tiempo podrá frenarle. Por aquel entonces, Rafa Nadal todavía no sabía lo que era superar la tercera ronda en un major.

Roger Federer - N°1 mundial en febrero de 2004

Roger Federer - N°1 mundial en febrero de 2004Getty Images

· Open de Australia 2007: Nadal asusta, pero solo en tierra

Un salto de dos temporadas confirma todas nuestras sospechas. Federer, quien disfruta de su etapa más tiránica dentro del circuito, fulmina a González y alcanza los dobles dígitos en cuanto a majors. A sus 25 años solo se le resiste un dulce, Roland Garros, donde lleva dos primaveras despidiéndose ante ese españolito irresistible que devuelve todas sus bolas. De momento nadie se atreve a compararlos, imposible con una diferencia tan clara en cuanto a títulos de Grand Slam: 10-2 para el de Basilea.

Federer, campeón del Open de Australia en 2007

Federer, campeón del Open de Australia en 2007Getty Images

· Open de Australia 2010: Momento de mayor diferencia

Llegamos a uno de los puntos de inflexión de esta rivalidad. Tras cerrar el círculo en París un año atrás, Federer ya solo compite consigo mismo, superando así la estela de Pete Sampras. Ahora es él quien lidera la tabla con 16 Grand Slams, el último cosechado en Melbourne frente a un intermitente Murray. La presencia de Nadal, que ya le ha inclinado en cinco grandes finales, es cada vez más molesta, pero el balance de 16-6 le hace mantener la calma. ¿Acaso podría remontarse una distancia tan amplia siendo coetáneos?

TENNIS 2010 Australian Open Federer

TENNIS 2010 Australian Open FedererEurosport

· Roland Garros 2014: Más cerca que nunca

Pero los turnos cambiaron, y al que antes ganaba casi por castigo, ahora veía las finales por televisión. Y el que antes solamente rugía en polvo de ladrillo, ahora causaba terror en cualquier escenario. En un paréntesis de cinco años, Federer sumaría un solo Grand Slam, mientras que Nadal se afianzaba ocho. En París, donde el balear ya sumaba nueve asteriscos, la lucha por ser el mejor de la historia se ponía 17-14, al rojo vivo.

Rafa Nadal, Roland Garros 2014

Rafa Nadal, Roland Garros 2014Getty Images

· Open de Australia 2017: El partido clave

Después de un período crítico para ambos, con dudas y lesiones poblando el calendario, Melbourne se encargó de devolvernos la magia de antaño. Federer y Nadal, de nuevo en una final, peleando por algo más que los números. Aquel encuentro nos cayó del cielo y nos removió los recuerdos. El 17-14 seguía ahí, intacto, pero la opción de que Rafa se pusiera a dos Grand Slams de diferencia era real por primera vez. No lo quiso así el suizo, que remontaría un 1-3 en el quinto set para completar su cuento de hadas. Con el 18-14 gobernando el cara a cara, la carrera por la historia volvía a reactivarse.

Rafael Nadal y Roger Federer, Open Australia 2017

Rafael Nadal y Roger Federer, Open Australia 2017Getty Images

· Open de Australia 2018: Como en los viejos tiempos

Uno con 37, el otro con 32, pero aquel resurgir de viejas glorias no se quedaría allí. El duelo de veteranos nos hizo viajar diez años al pasado y cerciorarnos de que jamás hay que desconfiar de las leyendas. El reloj deportivo de ambos parecía haberse parado, menos mal que Melbourne pulsó el F5 para mostrarnos un nuevo horizonte. Los dos volvían a ganar Grand Slams, pero era el suizo quien dominaba por 20-16. A estas alturas, cualquier paso en falso podría terminar la aventura. Cada unidad conquistada sería vital para llegar a la meta.

Roger Federer no puede contener las lágrimas en la entrega de trofeos del Open de Australia 2018

Roger Federer no puede contener las lágrimas en la entrega de trofeos del Open de Australia 2018Getty Images

· US Open 2019: A un solo paso

La vida puede cambiar radicalmente en cinco temporadas, pero también lo puede hacer en una sola. Un 2019 gris de Federer en Grand Slams pondría en peligro su autoridad en los registros, debilidad que aprovechó Nadal para seguir llevando a cabo su remontada. Los títulos en París y Nueva York empujan al de Manacor a creer que sí, que el objetivo aun es posible, que dar un zarpazo más significa destruir la desigualdad. Nunca el león estuvo tan cerca de su presa.

Video - US Open 2019, Medvedev-Nadal, vídeo resumen del partido

03:06
0
0