Eurosport

Novak Djokovic-Rafa Nadal: El día de la bestia (7-5 y 7-6)

Novak Djokovic-Rafa Nadal: El día de la bestia (7-5 y 7-6)

El 12/05/2016 a las 22:32Actualizado El 13/05/2016 a las 21:49

Novak Djokovic se impone a Rafa Nadal por 7-5 y 7-6 en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma, tras un gran partido donde ambos jugadores dieron lo mejor de sí mismos. El tenista serbio se enfrentará al vencedor del duelo entre Dominic Thiem y Kei Nishikori.

PERSONAJES

Rafa Nadal: Por fin vimos una de las mejores versiones que se recuerda del tenista de Manacor ante el número uno del mundo. Rápido de piernas y certero desde fondo de pista. Haciendo del viento un aliado en muchos de los puntos y eludiendo su versión más defensiva por un tenis directo cuando el partido lo requería. No le dio para ganar, pero su derrota fue tan digna como esperanzadora.

Novak Djokovic: Un jugador sencillamente superlativo. Estuvo siempre dominador desde la línea de fondo y su revés volvió a ser un arma mortífera para generar puntos y abrir ángulos. Noche mágica para el número uno del mundo, que salvó varias situaciones límite con una sangre fría inhumana. Casi demoniaca.

NUDO

A lo grande. Como en los viejos tiempos. Un primer set de auténtico escándalo abrió el partido. 70 minutos con tres bolas de set salvadas por Rafa Nadal en un último juego memorable. Con ambos jugadores desatados y unos intercambios de fondo de pista brutales. Sin descanso. Las dejadas rompían las dinámicas y daban pie a largas derrapadas que morían en la red. Todo a un ritmo atómico que nos llevó a un segundo set donde bajó la intensidad. Más por necesidad que por el ánimo de los contendientes. Dos auténticas bestias citadas en un día que puede marcar el devenir de Roland Garros.

La segunda manga brindó otros 75 minutos de órdago, donde el set fue de menos a más. En plan diesel. Poquito a poco. Carburando. Cinco bolas de set dejó escapar Rafa Nadal, para entrar en barrena ante las acometidas de un número uno desatado que sacó su mejor repertorio en un tie-break diabólico. Que ganó en plan lucifer. Sin piedad y sin concesiones. Con un último punto hasta malvado.

NUESTRA OPINIÓN: Rafa Nadal está más cerca de Novak Djokovic. Mejora y se siente más fuerte, pero sigue sin ser suficiente. Hoy firmó un gran partido y dio una muy buena imagen pero el resultado volvió a ser el mismo. De momento, hay que rendirse ante un tenista que sigue siendo un líder indiscutible. Incontestable. Intratable. 666.

0
0