Eurosport

Masters Roma 2019, Verdasco-Nadal: De las dudas a las semis arrasando (4-6 y 0-6)

Masters Roma 2019, Verdasco-Nadal: De las dudas a las semis arrasando (4-6 y 0-6)

El 17/05/2019 a las 13:07Actualizado El 17/05/2019 a las 23:54

Rafa Nadal se clasificó para las semifinales del Masters 1.000 de Roma, donde defiende el título de 2018, después de superar en un intenso duelo a Fernando Verdasco (4-6 y 0-6), donde el manacorí fue de menos a más. Fue el madrileño el primero en tomar la delantera, sin embargo, le pesó demasiado ceder el primer parcial. Stefanos Tsitsipas será el próximo rival del balear.

Personajes

Fernando Verdasco. Empezó como un auténtico tiro, con la confianza por las nubes después de eliminar a Thiem y Khachanov, y lo demostró dominando desde el fondo de la pista a todo un coloso como Rafa Nadal. El madrileño lo tuvo en su mano, pero terminó por sucumbir cuando el tenista balear comenzó a sacar la cabeza en forma de buen tenis.

Rafa Nadal. No estuvo tan arrollador como en la jornada del jueves en el arranque, pero conforme fue pasando el partido supo sufrir e imponerse en los momentos de inflexión, dándole una ventaja psicológica importante. Una vez se asentó sobre la línea de fondo y encontró las mejores sensaciones con su derecha, lo demás vino rodado.

Nudo

Rafa Nadal y Fernando Verdasco llegaban en plenitud de confianza a los cuartos de final en el Foro Itálico, sin embargo, el camino de ambos variaba en cuanto horas en la pista en la jornada del jueves, que quedará en la retina de los aficionados por el hecho de poder ver a los más grandes jugar en dos ocasiones en el mismo día. Ese esfuerzo le costaba la retirada a Federer, que dejaba a Tsitsipas como el rival que esperaba ya en semifinales sin tener que jugar el partido.

Pero lo que parecía que iba a ser un dominio sobre todo en el aspecto físico de un Nadal más descansado en el arranque del partido, se tornó en un Verdasco superlativo, que durante el inicio del partido maniató a Rafa en el fondo de la pista, sin que sus golpes hiciera daño a un jugar que está viviendo sus mejores momentos de la temporada. Rápidamente cogía ventaja con una rotura y salvaba las rápidas oportunidades del balear de poder recuperar la gran salida del madrileño.

Daba muy buenas sensaciones el tenista que quizás menos tenía que perder, pero que veía como poco a poco el nivel de Nadal iba cogiendo forma. No había sido desde prácticamente el primer peloteo, como en el día anterior, pero encontraba la manera de ir pasando al ataque, en vez de tener que defenderse en todo momento, lo que le permitía dar la vuelta con dos breaks en un set que se iba por encima de la hora de duración (4-6).

El golpe moral fue demasiado difícil de digerir para un Verdasco que había comenzado a cavar su tumba cediendo un 0-40 a favor en el noveno juego del partido. Nadal olió sangre y no dejó escapar a su presa firmando su tercer rosco en dos días de competición en Roma. Con el viento a su favor, las sensaciones fueron volviendo poco a poco al sitio en el que se habían situado tras sus duelos frente a Chardy y Basilashvili.

Volvía a desaprovechar un 15-40 a su favor y terminaba con tirar la toalla un Verdasco al que todo el desgaste anterior le llegaba de golpe sin poder hacer nada por parar el estilo directo y abrumador de un Nadal que llegaba por la puerta grande a las semifinales en las que se verá nuevamente con Stefanos Tsitsipas, su verdugo en Madrid que se benefició de la retirada de Roger Federer.

0
0