EFE

US Open 2017, Duan-Muguruza: La espera mereció la pena (4-6 y 0-6)

US Open 2017, Duan-Muguruza: La espera mereció la pena (4-6 y 0-6)

El 31/08/2017 a las 00:47Actualizado El 31/08/2017 a las 06:23

Garbiñe Muguruza dio toda una lección de concentración y pundonor en su partido de segunda ronda del US Open frente a la china Ying-Ying Duan (4-6 y 0-6), en un choque sin pista asignada desde la jornada del martes, el único de todo el cuadro, que finalmente pudo disputarse en la Louis Amstrong Stadium, después de que Zverev fuera eliminado por Coric en un intenso y largo enfrentamiento.

Personajes

Ying-Ying Duan. Con potencia en el primer set, puso en graves apuros a Muguruza, pero cuando llegó el break de la española, se vino completamente abajo. No fue capaz de encontrar la manera de hacer frente al vendaval de Garbiñe y se llevó un contundente resultado a casa.

Garbiñe Muguruza. Dubitativa en la primera manga, fue un ciclón en la segunda donde no dio opción alguna a Duan, que fue borrada de la pista cuando la española encontró su nivel. Le pudo afectar la incertidumbre con dónde se iba a celebrar el partido, pero a pesar de ello sacó adelante un set complicado antes de marcar territorio y pasar por primera vez en su carrera a tercera ronda del US Open.

Lo sentimos, este vídeo ya no está disponible

Después de horas de inquietud para la número tres mundial, sin saber dónde y cuándo se iba a poder celebrar su partido ante la china Duan, Garbiñe Muguruza pareció algo fría en el comienzo del partido. A pesar de ello, logró tener una bola de break nada más comenzar el encuentro, sin embargo, fue apenas un espejismo dadas las dificultades que tuvo que afrontar para cerrar el set.

Los golpes profundos de Duan desde el fondo de la pista, con una derecha demoledora, ponían siempre en aprietos el juego al servicio, de una consistente Muguruza que no daba su brazo a torcer. Poco a poco fue incrementando su precisión y Garbiñe consiguió romper el saque de su rival en el momento clave, para cerrar posteriormente con su servicio la primera manga (4-6).

Aquí se terminó el partido. Nueve juegos consecutivos para la española y una sensación pasmosa de superioridad borraron de la pista a Ying-Ying Duan, que se hundió de tal manera, que no parecía la jugadora que había puesto contra las cuaerdas a la reciente vencedora de Wimbledon y Cincinnati.

Un visto y no visto, con el lujo de permitirse cerrar con un rosco, Muguruza dio carpetazo al partido por la vía rápida en apenas una hora y cinco minutos de partido. A pesar de las dificultades añadidas por la organización en una jornada intensa de tenis, la jugadora española demostró que es una de las grandes favoritas a la victoria final. La espera mereció la pena para ver a Garbiñe en la tercera ronda, donde se verá las caras con una vieja conocida, a la que ya superó en las semifinales del grand slam londinense, Maria Rybarikova.

0
0