Getty Images

El camino de Nadal hacia Wimbledon: descanso y entrenamiento sin torneos de por medio

El camino de Nadal hacia Wimbledon: descanso y entrenamiento sin torneos de por medio

El 13/06/2019 a las 17:02Actualizado El 13/06/2019 a las 17:07

Rafa Nadal descansa en Manacor después de conseguir un hito solamente a su alcance, el duodécimo título de Roland-Garros, pero en su mente ya está presente un nuevo reto, el tercer Grand Slam del año, Wimbledon. El camino hacia el verde londinense no variará con respecto a los dos últimos años, sin torneos previos y con la preparación específica para llegar en las mejores condiciones.

El físico del número dos mundial, que durante la celebración de Roland-Garros cumplió 33 años, es el aspecto más importante a la hora de planificar el objetivo de intentar reconquistar Wimbledon por tercera vez, nueve años después de su último título, y como ya hiciera en 2017 y 2018, ha renunciado a participar en alguno de los torneos de hierba, que durante las semanas previas al gran evento en el All England Club tienen lugar en tierras británicas y germánicas principalmente. Queen’s, lugar donde también sabe lo que es ganar el trofeo, mantenía todavía la esperanza con una invitación para el español, pero él mismo fue el encargado de mostrar su camino una vez celebrada su victoria número doce en París. “Me he sentido competitivo los dos últimos años, ¿por qué cambiar?”.

Video - Roland-Garros 2019: Vuelve a disfrutar de los mejores momentos del 12º título de Rafa Nadal

03:03

Además, volverá a aprovechar las instalaciones del Mallorca Open, sede de un torneo WTA durante estas fechas con la hierba como superficie, para aclimatarse al cambio de escenario en su isla natal, aquella a la que ha regresado para descansar y recargar pilas y que volverá a ser el epicentro de su preparación antes de su desembarco en Londres. No se descarta que en la previa juegue alguna de las exhibiciones tradicionales antes de Wimbledon, pero de momento no aparece inscrito en el Aspall Tennis Classic de Hurligham, donde sí que estuvo presente en 2018 antes de llegar al All England Club.

Este camino es prácticamente idéntico al que el año pasado le llevaba a quedarse a un solo punto de alcanzar la final de Wimbledon, en una semifinal épica frente a Novak Djokovic, que acabaría levantando el trofeo tras superar en la final a un extenuado Kevin Anderson. El serbio, que alcanzó la final de Queen’s donde cedió ante Marin Cilic la temporada pasada, ha optado este curso por aterrizar directamente en el Grand Slam londinense donde defenderá su victoria.

Novak Djokovic et Rafael Nadal après leur demi-finale / Wimbledon 2018

Novak Djokovic et Rafael Nadal après leur demi-finale / Wimbledon 2018Getty Images

El que sí que jugará previamente un torneo será Roger Federer, que después de su vuelta a la tierra batida, donde llegó a las semifinales de Roland-Garros como mejor resultado, regresa a su superficie fetiche, con la idea de poder conquistar su título número nueve en Wimbledon. En Halle, donde podría alcanzar la decena, además estará en juego la posibilidad de que el suizo pueda superar como cabeza de serie número dos a Nadal, lo que le llevaría a evitar a ‘Nole’ hasta una hipotética final, aunque para ello necesitaría ganar en la cita alemana donde fue superado por Borna Coric en 2018.

Todo ello sucederá antes de la llegada de julio, donde del 1 al 14 se celebrara el Grand Slam más tradicional y clásico entre los que componen el calendario tenístico y en el que todo el mundo quiere inscribir su nombre en el palmarés. Nadal podría repetir por tercera ocasión y podría igualar un hito estadístico que solamente ha conseguido un hombre en la historia, el legendario tenista sueco Bjorn Borg.

El doblete Roland-Garros y Wimbledon

En tres ocasiones, de manera consecutiva, consiguió Borg el doblete entre los dos Grand Slams que se concentran en el inicio del verano (1978, 1979 y 1980), una marca que lleva siendo acechada desde que Rafa Nadal alcanzará en 2010 su segundo Wimbledon y que nueve años después de mantiene a la espera de que el manacorí pueda volverá a enlazar al título de París el del All England Club. El primero llegó en 2008 con aquella final ante Roger Federer que ha sido catalogada por muchos como el mejor partido de tenis de la historia.

Y es que nueve años han pasado ya desde que el jugador español levantara su último título en el verde británico, tras su victoria ante el checo Tomas Berdych en la edición de 2010. Desde entonces la irregularidad y la ausencia por lesión en 2016 le han impedido volver a inscribir su nombre en el Grand Slam más impoluto (dada la obligación de vestir de blanco durante su celebración) del calendario.

En 2018, Novak Djokovic se cruzó en su camino cuando por tenis podría haber conquistado el título. En la ruleta de la suerte que fue aquella semifinal épica la fortuna fue a parar al serbio, que sumó su trofeo número cuatro en la Centre Court. En 2019 se añade otro aliciente a la ecuación, Nadal nunca ha estado tan cerca de Federer en número de Grand Slams (20 a 18) con el aliento del actual número uno mundial en el cogote (15), así que la batalla está nuevamente más que servida.

Video - VODCAST 'La Casa del Tenis': La 12ª corona de Nadal en París y el análisis más completo del torneo

30:32
0
0