Getty Images

Wimbledon 2019, Nadal-Federer: Oda al tenis con final amargo (6-7 (3), 6-1, 3-6 y 4-6)

Wimbledon 2019, Nadal-Federer: Oda al tenis con final amargo (6-7 (3), 6-1, 3-6 y 4-6)

El 12/07/2019 a las 20:43Actualizado El 12/07/2019 a las 20:51

Demasiado Federer para Rafa. Los dos tenistas nos regalaron una auténtica exhibición y una demostración de competitividad. El suizo puso una marcha más en el tercer set y a partir de ahí, Nadal fue un escalón por debajo. Finalmente Roger cerró el partido en cuatros sets (6-7 (3)- 6-1, 3-6 y 4-6)

PERSONAJES

Nadal

Nada que reprochar. Llegaba con muchas dudas al torneo, tras una breve y dudosa preparación en hierba. Fue pasando rondas y nos ha regalado otro partido para la historia, el número 40 entre dos leyendas del deporte. Luchó hasta el final y cuando ya estaba con la soga puesta siguió dejándonos puntos imposibles. El reflejo de lo que significa para el mundo del tenis es ver a la pista central completamente de pie, ovacionando a los dos. Quién sabe si será el último enfrentamiento entre los dos, esperemos que no.

Federer

Nadie tose al Rey en su casa. Comenzó muy metido en pista y dominando el primer set. Al término de la segunda manga daba signos de fatiga, ni mucho menos. Tremenda lección de como dosificar esfuerzos y tener un punto más en el momento decisivo. Preciso con el servicio y cuando pudo conectar su revés, todo cambió. Roger luchará el domingo por su noveno título de Wimbledon, pase lo que pase, el suizo ya ha dejado una huella imborrable.

Wimbledon 2019, Federer-Nadal

NUDO

Cualquier precio es poco. El encuentro no podía empezar de mejor manera, saque directo de Federer y el público de la pista central que se volvía loco. Era solo un punto, pero fue la mejor muestra de lo que significa un partido de esa magnitud.

Los dos tenistas comenzaron muy seguros con sus servicios, puntos cortos y muy buenos porcentajes con el saque. El ambiente se caldeaba mientras las dos estrellas iban tomándose la medida. El suizo de ace en ace y Rafa, machacando el revés de Federer.

El primer escollo para Nadal llegó con 3-4 abajo y una bola de break en contra. Momento complicado, que el de Manacor solventó para empatar el partido. A partir de ese momento, el número dos del mundo empezó a buscar su derecha invertida que tan bien le estaba funcionando hasta el momento. Ninguno de los dos daba el brazo a torcer y nos íbamos al tie break.

Rafa llegó a tener una ventaja de dos puntos, pero el suizo dio un paso adelante y conectó cinco puntos seguidos para llevarse una primera manga magnífica.

Wimbledon 2019, Federer-Nadal

Si el primer set nos hizo disfrutar, el segundo no iba a ser menos. Ambos tenistas contenían la respiración al igual que todos los espectadores. Federer se metía en pista y movía a Nadal de lado a lado, pero como siempre, llegaba a todo. Uno de los momentos más trascendentales del partido llegó con 1-1 en el marcador y dos bolas de break para el suizo. Cabeza fría, tres puntos de break cerrando con un saque directo y a la silla a descansar.

Este juego fue el punto de inflexión, Federer comenzó a dar signos de flaqueza y a fallar bolas fáciles. Nadal ocupada más pista cada punto y fue un ciclón. Del posible 1-2, se pasó al 6-1 y la igualdad en el marcador. Un set en el que el balear solo cometió dos errores no forzados.

Dosificación de esfuerzos. Es lo que hizo el suizo al final del segundo set, porque en el tercero volvió a desplegar un tenis sublime, rompiendo el servicio a Nadal y despejar las dudas mostradas sobre su bajón físico. Recuperó algo que perdió en la segunda manga, la derecha. Federer empezó a conectar golpes precisos y a desgastar a Rafa hasta llevarse el set 3-6.

Wimbledon 2019, Federer-Nadal

Wimbledon 2019, Federer-NadalGetty Images

Cuarto set y un imposible para el número dos del mundo, remontar por primera vez a Federer yendo 1-2 sets abajo. Pero el suizo estaba ya a otro nivel, arropado por el público y minando poco a poco las opciones de Rafa. Puntos rápidos y agobiando a Nadal con su servicio, que no conseguía reencontrarse con su servicio. Ya no había vuelta atrás, el español nunca se rinde, pero al contrario que en otras ocasiones, no daba la sensación de poder culminar una remontada épica. El ocho veces campeón del torneo se limitó a no perder su servicio para cerrar el encuentro con un 4-6.

0
0