Eurosport

Nadal-Djokovic: 52 historias para no dormir

Djokovic-Nadal: 52 historias para no dormir

El 12/07/2018 a las 18:24Actualizado El 09/09/2018 a las 19:34

Rafa Nadal y Novak Djokovic vuelven a verse las caras. Esta vez será en las semifinales de Wimbledon 2018, en el que será su quincuagésimo segundo enfrentamiento. El duelo más repetido de la historia del tenis.

Tiende el amante del tenis español a mirar a Roger Federer con ciega admiración. La quintaesencia del mundo de la raqueta la representa el jugador suizo, y pese a que la rivalidad con Rafa Nadal a lo largo de los años ha sido encarnizada, al bueno de Federer no se le cobran cuentas. Se le venera. Se le respeta. Y hasta se le quiere. Algo muy distinto ocurre con Novak Djokovic. El jugador balcánico genera recelo y desconfianza. Se le admira, sin duda, pero su rivalidad con Rafa Nadal es mucho menos ‘sana’ y aceptada por el gran público patrio. Lo es injustamente, pero lo es. Los méritos del tenista de Belgrado son muchos. Tiene un cara a cara favorable con el campeón español: 26-25; ha sido capaz de ganarle siete finales de forma consecutiva entre 2011 y 2012 y fue capaz de sembrar dudas en una de las cabezas más privilegiadas que ha visto la historia del deporte. Afirmaciones todas ellas que encuentran nuevas preguntas.

¿Qué estadios ha vivido esta histórica rivalidad? ¿Dónde nace ese recelo hacia el jugador serbio? ¿Es Djokovic la clave para que Nadal alcance los 20 Grandes de Federer?

El despertar de Djokovic al olímpo del tenis fue algo más tardío que el de Nadal. Al Novak más joven le recordamos superado por un Rafa que con 18 años ya sabía lo que era ganar un Grand Slam. Desde el 2007 al 2009 sus duelos tuvieron casi siempre color español y estuvieron marcados por las retiradas y los parones por lesión en pleno partido de un Djokovic inconsistente todavía en el aspecto físico y mental del juego. No sería hasta mediados del 2009 cuando su rivalidad entró en una segunda fase. Una fase de igualdad, donde el jugador de Belgrado empezó a mirar a los ojos a Nadal y Federer.

Probablemente nadie imaginaba todavía que estábamos viviendo el nacimiento de un jugador llamado a cuestionar al binomio más grande de la historia del tenis.

El statu quo entre el español y el serbio se mantuvo hasta el 2011, momento en el que Djokovic retorció y anuló la consistencia de un Nadal en plenitud. Es cuestionable si aquel fue el mejor Djokovic visto hasta la fecha, pero es incuestionable que tenía un dominio total sobre el juego del jugador balear. Le tumbó en tres finales de Grand Slam consecutivas. El campeón español se replanteó su juego, su estilo, sus capacidades y solo su increíble fortaleza mental le permitió dar la vuelta a la situación. Bajo el amparo de la tierra batida recuperó parte del dominio perdido e incluso le robó algún Grande en pista dura.

Esta situación hizo más fuerte y mejor jugador a Rafa Nadal, pero de cara al gran público español, Novak Djokovic se convirtió en el archienemigo del jugador de Manacor.

Wimbledon: Nadal y Djokovic

Wimbledon: Nadal y Djokovic EFE

El tercer episodio de esta épica rivalidad llegó con el 2015. Las lesiones y los problemas físicos mermaron a un Rafa Nadal que no pudo batir a Novak Djokovic durante dos largos años. El campeón español quedó relegado a un segundo plano y el tenista serbio y Roger Federer tomaron el mando de la ATP. Fueron muchos los que auguraron el fin del jugador balear. Las rodillas, problemas en su muñeca y muchas dudas respecto a un cambio hacia un tenis más directo y agresivo que no acaba de consolidarse. La reacción de Rafa Nadal llegó desde el trabajo y la fe en sí mismo. Una vez más su fortaleza mental le sacó a flote y el 2017 vivió su increíble e inesperada resurrección, mientras, curiosamente, el infortunio acudió al banquillo de Novak Djokovic: cambios de entrenador, la presencia de un gurú llamado Pepe Imaz, problemas físicos y finalmente un codo que le obligó a tomarse un largo descanso. Djokovic no es Djokovic desde entonces.

Video - Roland Garros 2018, Cecchinato-Djokovic: La sorpresa del torneo (6-3, 7-6(4), 1-6 y 7-6 -11-)

03:15

Hoy en día, Rafa Nadal, número uno del mundo, está mucho más cerca de Roger Federer de lo que Novak Djokovic está del campeón español. El tenista de Manacor se encuentra a solo a tres Grand Slams de los 20 del jugador helvético y tiene cinco años menos. Al jugador serbio se le espera hace tiempo y quizá sea la puerta que hay que cerrar para que Rafa Nadal pueda, por qué no, convertirse en el mejor tenista de la historia. Su quincuagésimo segundo enfrentamiento ante el jugador de Belgrado marcará sin duda el inicio de un nuevo episodio en esta histórica rivalidad. Una vez más. Novak Djokovic es el coco que no nos deja dormir.

0
0