EFE

El cruce del Atlántico Norte,con doble puntuación, puede decidir esta edición

El cruce del Atlántico Norte,con doble puntuación, puede decidir esta edición
Por EFE

El 17/05/2018 a las 13:38Actualizado

Newport (Estados Unidos), 17 may (EFE).- La novena y antepenúltima etapa de la Volvo Ocean Race 2017-2018 representará el retorno de la flota a Europa, con la travesía del Atlántico Norte en un recorrido de 3.300 millas náuticas (6.150 km), siendo la última de esta edición de doble puntuación, un factor que podría ser clave para determinar el vencedor final de esta vuelta al mundo

La etapa se iniciará el domingo a las 18:00 GMT y si bien el recorrido es algo distinto a otras ediciones, ahora entre Newport y Cardiff (Reino Unido), esta etapa tiene un gran connotación emotiva para algunos de los regatistas que compiten.

Es de triste recuerdo para todos ellos cuando, en la edición 2005-2006, concretamente en la séptima etapa entre Newport y Porstmouth, mañana hará 12 años, el regatista holandés Hans Horrevoets, tripulante del 'ABN Amro Two', perdió la vida al caer al mar arrastrado por una ola.

Tres días más tarde, el 21 de mayo de 2006, en 'Movistar' español se hundía tras una gran tormenta. El entonces patrón del barco, Bouwe Bekking y su navegante Andrew Cape están hoy en el 'Brunel' holandés y el actual patrón del 'Mapfre' español, Xabi Fernández era también tripulante del 'Movistar'.

Toda la tripulación del barco español fue rescatada por el 'ABN Amro Two', patroneado por Sébastian Josse y en el que estaba el actual patrón del 'AkzoNobel', Simeón Tienpont, que acudió en su ayuda y que llevaba a bordo el cadáver de Horrevoerts, que había sido rescatado del mar sin vida. Ninguno de ellos ha olvidado esos dramáticos días.

El que la etapa empiece el domingo implicará que el cruce estará dominado por el llamado 'Westerly Storm Track'( sistemas de bajas presiones (borrascas) orientadas al este y que circulan por el Ártico y la Antártida). y el resultado debería ser una etapa rápida y sin complicaciones.

Justo en la salida a mar abierto la flota buscará un sistema de bajas presiones y se instalarán en él ya que las tormentas y las olas del Atlántico, en teoría no se desarrollan la misma fuerza e intensidad que pueden alcanzar en el Océano Austral, porque hay mucha más masa de tierra en el hemisferio norte que las separa, pero sigue siendo una etapa muy dura y muy fría.

La mayor complicación será la corriente del Golfo, una potente corriente de agua caliente que se origina en el Golfo de México antes de fluir hacia el norte alcanzando la costa este de los Estados Unidos, llegando hasta Terranova antes de cruzar el Atlántico.

No son corrientes uniformes, ya que son cambiantes en dirección y sentido por lo que las tripulaciones deberán dedicarán una gran cantidad de tiempo y esfuerzo a encontrar y optimizar su ruta desde Newport hasta el lugar correcto en la corriente del Golfo. Si lo consiguen podrían lograr unos cuatro nudos (8 km/h) de velocidad extra, así que podría decidir el ganador o perdedor de la etapa.

También los hielos flotantes (icebergs) pueden ser un factor importante en esta etapa, y la Dirección de Regata fijara un límite norte para el recorrido. La idea es mantener a la flota lejos de los llamados 'Grand Banks', donde el agua fría de la corriente de Labrador, que transporta el hielo desde el Ártico, se encuentra con el agua tibia de la corriente del Golfo. Destacan por las nieblas y las tormentas, así como por los icebergs.

El anticiclón de las Azores sería el último obstáculo para la flota. Generalmente se encuentra entre los 30º y 38º Oeste, pero puede derivar hacia el norte a fines de mayo, con lo que existe la posibilidad de que frene a la flota hasta el final en Gales.

0
0