EFE

Todo por decidir en África, sin ninguna selección aún clasificada

Todo por decidir en África, sin ninguna selección aún clasificada
Por EFE

El 03/10/2017 a las 13:01Actualizado

Túnez, 3 oct (EFE).- La fase de clasificación para el mundial de Rusia 2018 entra esta semana en su recta decisiva sin que ninguna de las cinco plazas directas asignadas para África tenga dueño todavía, y con algunas de las selecciones más ilustres del continente ya sin opciones.

Quien parece tener mejor encaminada su eventual presencia en la próxima copa del Mundo es Nigeria, encuadrada en el grupo B, el más despejado a pesar de ser definido, tras el sorteo, como "el de la muerte".

Con la actual campeona de África, Camerún, y la Argelia de Lucas Alzaraz ya eliminadas, a los nigerianos les basta con una victoria este sábado en casa frente a Zambia para asegurarse su sexta participación en una fase final.

"Las súper águilas", que solo se han perdido un mundial desde 1994, parten como favoritas ante un rival que sueña con desbaratar los pronósticos y conseguir una clasificación que sería histórica.

Zambia llega a Uyo plena de moral e ilusión, espoleada por su reciente doble victoria frente a Argelia -una selección plagada de estrellas que juegan en Europa-, pero con un potencial menor frente a un rival con muchos jugadores en el viejo continente.

Sin apenas "legión extranjera", "las balas de cobre" debe ganar o empatar primero a los nigerianos, derrotar después a Camerún por al menos dos goles, y esperar que los de Alcaraz ganen a los de Obi Mikel en la última jornada.

Situación similar presenta el Grupo A, que lidera Túnez con tres puntos de ventaja sobre RD Congo, y en el que Libia y Guinea, ya eliminados, serán jueces.

La diferencia es que los dos primeros no se enfrentan entre sí, lo que en a priori da ventaja a los norteafricanos, a los que les sirve una victoria y un empate para regresar a un mundial, algo que se les resiste desde Alemania 2006.

Mientras que el delantero del Villarreal Cédric Bakambu y sus compañeros deberán ganar sus dos encuentros y esperar un tropezón de las "águilas de Cartago" para hacer historia y lograr la que sería su primera aparición en un mundial bajo ese nombre, ya que como Zaire participaron en Alemania 1974.

El grupo C es el más competido, con las cuatro selecciones que lo integran todavía con opciones matemáticas de clasificación, aunque las de Malí son escasísimas debido a su amplia diferencia de goles con Marruecos y Costa de Marfil.

El grupo lo lideran los marfileños, con siete puntos; seis acumulan los marroquíes y cinco la Gabón de Pierre-Emerick Aubameyang.

"Los elefantes", del exinternacional belga Marc Wilmots, visitan a las "panteras negras" en Bamako con la convicción de que si se anotan esta primera victoria, el empate en la última jornada con Marruecos podría ser suficiente siempre que Gabón se anote los seis puntos pero no enjugue la diferencia de goles.

Las opciones de los "leones del Atlas" pasan por derrotar a "las panteras" en casa y jugarse el todo por el todo en Yamoussoukro frente a los marfileños, que no se pierden un mundial desde que 2006 accedieran por vez primera a una fase final.

A partir de ahí, hay una larga casuística de resultados cruzados que pueden igualmente ayudar a que los magrebíes alcancen el sueño de regresar a una fase final de la Copa del Mundo, que no disputan desde Francia 1998.

Dos grandes equipos y un tercero en crecimiento en los últimos años se disputan la plaza de acceso en el grupo E, en el que solo el Congo del centrocampista del Getafe Merveil Ndockyt parte sin opciones.

A la cabeza se sitúan Egipto con nueve puntos, seguido de Uganda con siete y Ghana con cinco. Además de los dos puntos de ventaja sobre "las grullas", a "los faraones" parece favorecerle igualmente el calendario.

Primero reciben a Congo en El Cairo y en la última jornada viajan a Ghana, que podría no tener ya opciones de estar en Rusia si sale derrotada de su encuentro en Kampala. Incluso podría sacarse el billete esta misma semana si los ugandeses pierden ante las "estrellas negras".

Las "grullas" no solo necesitan las dos victorias, también una buena renta de goles que les permita anular la ventaja de Egipto en este apartado.

Los goles son también el talón de aquiles de los de Avram Grant, un equipo en transición, que ha perdido el brillo de los últimos años pese a contar en sus filas con jóvenes estrellas como el pulmón del Atlético Madrid Thomas Partey y el extremo del Newcastle, Christian Atsu

Y que parece huérfano, a la búsqueda de un faro, tras el declive en el que parece encontrarse su gran capitán, Asamoah Gyan, y el flojo momento que atraviesan los hermanos Ayew.

Totalmente impredecible se aventura el grupo D, ya que cuenta con un partido pendiente, el Sudáfrica-Senegal, que debe repetirse en noviembre debido a que el árbitro ha sido inhabilitado de por vida por inventarse un penalti.

A día de hoy, Burkina Faso y Cabo Verde están empatados al frente de la tabla, con un punto de diferencia sobre los senegaleses y con los sudafricanos muy atrás.

Poco se puede presagiar en esta situación: este fin de semana Suráfrica y Burkina Faso juegan en Pretoria, en un encuentro que podría descartar definitivamente a los Bafana Bafana en caso de ceder los puntos.

"Los caballos", que nunca han disputado un mundial, son un equipo en ascenso, pleno de moral tras su tercera plaza en la última copa de África, muy efectivo en ataque, lo que le ha permitido tener también a favor la diferencia de goles.

Pero dos victorias podrían ser insuficientes si los de Sadio Mané (Liverpool), también en progresión, derrotan a Cabo Verde este fin de semana y sacan también los seis puntos en disputa con los sudafricanos.

De sí mismos también dependen los caboverdianos en su intento igualmente de acceder por vez primera a una fase final, ya que dos victorias les colocarían con 12 puntos, inalcanzables para sus rivales.

Javier Martín

0
0