Eurosport

Blog De la Calle, RWC 2015: Australia-Argentina, la mejor tercera del mundo ante la mejor melé

Blog De la Calle, RWC 2015: Australia-Argentina, la mejor tercera del mundo ante la mejor melé

El 23/10/2015 a las 21:14

Argentina se encuentra ante una oportunidad histórica, la de meterse en la final del Mundial. Un colofón perfecto para una evolución que arrancó en 2007 con el bronce de Pichot, Ledesma, Roro, Corleto y compañía, siguió con los Pampa XV de Hourcade y Creevy, ha dado un salto exponencial en la Rugby Championship con los triunfos ante wallabies y springboks, y puede coronarse en este Mundial.

Sin embargo, enfrente tienen a la tercera más determinante del mundo, con dos jugadores sobresalientes como Hooper y Pocock. Probablemente los dos que más condicionan el juego en el breakdown y en los puntos de contacto del mundo.

Los wallabies llegan tras una victoria decepcionante (si alguna lo puede ser) ante Escocia. Un triunfo marcado por su debilidad defensiva, quizás marcada por las ausencias de Pocock y Folau. Sin embargo, con Hooper y Pocock en los postes defensivos, los Pumas tendrán que llegar rápido a los rucks si no quieren regalar pelotas, ya que tendrán delante al mejor pescador del mundial, Pocock (pese a haber jugado un partido menos).

Australia es un equipo dinámico cerca de los medios, con su tercera y un Genia que mete ritmo y da balones limpios a Foley, uno de los aperturas del torneo. Foley sabe elegir bien el momento para involucrarse en los despliegues creando situaciones de ventaja. Los ingleses pueden confirmarlo. Si la cosa se complica, unos metros más atrás los aussies alinean a Matt Giteau,second five-eighth, un segundo apertura que pone en juego a una línea versátil y complementaria con jugadores de diferente perfil como el punzante Drew Mitchell, el físico Kuridrani, el solvente Ashley-Cooper y el majestuoso Folau.

Eso invita a pensar en un partido abierto y atractivo en los tres cuartos. Porque los argentinos plantean un sistema similar con el mago Hernández de segundo apertura, unos metros por detrás de Nico Sánchez, un 10 más clásico y cartesiano con un descomunal pateo. Junto a Hernández figuran dos hombres rocosos como Bosch y Tuculet (zaguero) y dos alas tan diferentes como verticales. Cordero es pura explosividad, un jugador llegado del VII con movimientos eléctricos, mientras Imhoff es de zancada más larga y una lectura más inteligente de los intervalos. En ambos casos, dos finalizadores letales.

Pero siendo cierto que Australia es favorita por experiencia y precedentes, hay algo que tiene Argentina con lo que no cuentan el resto de semifinalistas. Los Pumas cuentan con más recursos que nadie en el campo. Su playbook tiene plan A y plan B sin necesidad de cambiar posiciones o jugadores. Los de Hourcade pueden jugar en modo sudafricano o en modo champagne. Argentina puede, y debe, presumir de la mejor melé en el mundo. Creevy dirige el pack más dominador en el scrum. Y eso lo acaban rentabilizando gracias al buen pie de Nico Sánchez. Ahí se encontrarán con un viejo conocido, Mario Ledesma, el talonador que lideró a los Pumas en 2007, que hoy es entrenador de delantera de los wallabies. Los aussies intentarán clavar la delantera argentina y no ser arrollados por el incontenible Ayerza y sus compañeros. En cuartos, el sudafricano de pasaporte escocés Nel puso en jaque a toda la melé aussie y terminó sacando a su par, Scott Sio, con el hombro en casbestrillo. Esta vez se antoja una empresa aún más dura.

Si los pumas consiguen agupar a la defensa australiana en puntos concretos, impidiendo que Pocok y Hooper lleguen a la ayuda de su línea ante los jugones de la tres cuarta argentina, entonces el flair argentino puede complicar la vida a Ashley-Cooper y compañía. Las habituales patadas altas de Hernández deberían cargar sobre el lado de Mitchell, alejadas siempre del poderoso Folau. Huele a partido bravo, con puntos. Puestos a analizar los detalles, uno diría que las segundas líneas son cumplidoras arriba, pero la de los pumas es mejor con la pelota en las manos a cambio abierto. En la tercera Corcho Lobbe es más lento que Hooper, pero su inteligencia táctica y su lectura de los espacios resultará decisiva. Senatore sufrirá ante Pocock en el 8 y Matera y Fardy librarán un duelo físico titánico.

Y una última, Landajo tendrá que medir bien sus incursiones en la defensa rival, porque Hooper y Pocock desayunan cada día medio melés el doble de grandes que él. Argentina ya ganó en 2014 a Australia, pero los wallabies han ganado los dos mundiales que se han jugado en tierras británicas. A los oceánicos les vendrá bien sacar la pelota de la melé y a los sudamericanos sacarla rápido de los rucks. Todo lo que no sea eso, les traerá problemas. Partidazo.

Australia: 1. Slipper, 2. Moore, 3. Kepu, 4. Douglas, 5. Simmons, 6. Fardy, 7. Hooper, 8. Pocock; 9. Genia, 10. Foley, 11. Mitchell, 12. Giteau, 13. Kuridrani, 14. Ashley-Cooper, 15. Folau.

Argentina: 1. Ayerza, 2. Creevy, 3. Herrera, 4. Petti, 5. Lavanini, 6. Matera, 7. Martin Fernandez Lobbe, 8. Senatore; 9. Landajo, 10. Nico Sánchez; 11. Imhoff, 12. Hernández, 13 Bosch, 14. Cordero, 15. Tuculet.

0
0