Eurosport

WTA Wuhan, Muguruza-Tsurenko: El pundonor de una nueva Garbiñe, el genio de la nº1(6-4 y 6-4)

Garbiñe Muguruza logra una victoria épica ante Tsurenko tras sobreponerse a una lesión (6-4 y 6-4)

El 26/09/2017 a las 16:53Actualizada El 26/09/2017 a las 16:55

Garbiñe Muguruza sacó adelante un partido en el que tuvo que ser atendida durante un tiempo médico y donde se sobrepuso a un gran desgaste mental (6-4 y 6-4). Hace unos meses a buen seguro se hubiera retirado al venírsele todo abajo: una lesión muscular y gestos evidentes de estar a punto de romper a llorar bajo la terrible presión que es ser número uno, pero sacó la casta y venció a Tsurenko.

PERSONAJES:

Garbiñe Muguruza: Sufriendo hasta la extenuación. Con un juego que decía una cosa y un rostro que reflejaba lo contrario a raíz de la lesión sufrida por la que tuvo que ser atendida en el octavo juego. Consiguió sobreponerse, pese a estar a punto de romper a llorar, para sacar adelante un partido y seguir defiendo con uñas su merecido número uno. Su próxima rival en octavos será la polaca Magda Linette (miércoles, sobre las 12:00)

Lesia Tsurenko: De menos a más y sabiendo que tenía ante sí una ocasión única de conseguir una gran victoria ante la número uno del mundo. Se le abrió el cielo con la lesión de su rival, pero no consiguió más que maquillar el resultado y sucumbir ante una tenista que hoy por hoy es mucho mejor que ella.

NUDO:

Garbiñe comenzó arrolladora, tal y como demuestra la diferencia de ranking entre ambas jugadores (número 1 y número 50). En el primer juego y tras dos bolas de break, la española consiguió romper el servicio a su rival para ponerse por delante en el marcador. Acto seguido logró tres juegos consecutivos en un partido que estaba siendo plácido para la caraqueña que hasta entonces se había apuntado el 88% de los puntos en juego.

Lesión de Garbiñe Muguruza

Lesión de Garbiñe MuguruzaGetty Images

Pese a ello, y con cierto pundonor consiguió cerrar la primera manga (6-4) con evidentes gestos de dolor. Seguramente la Garbiñe de meses atrás se hubiera retirado del partido, pero consciente de la importancia de avanzar en este WTA Premier de Wuhan donde su máxima rival por el número 1, Simona Halep, había caído y atisbando un cuadro que se ha quedado huérfano de grandes figuras (Kvitova, Stephens, Keys, Kuznetsova o Wozniacki han quedado eliminadas) resistió como una jabata.

Los consejos de Sam Sumyk, su entrenador, invitándola a seguir luchando, a no dar una carrera de más y a dominar el juego desde el fondo de la pista con su derecha y sobre todo, elogiándola por su buen trabajo, dieron alas a Garbiñe que con el paso de los minutos se fue encontrando mejor. Intercambio de golpes en la segunda manga, pero con una Muguruza con mayor determinación propiciaron que se colocara 3-1 en el marcador.

Turno en ese momento para que Tsurenko reclamara su tiempo médico y fuera atendida de su muñeca, instante que aprovechó de nuevo el entrenador de Garbiñe para bajar a la silla y volver a motivar a su pupila. En esta ocasión para pedirle que no hubiera más dramas, invitarla a hacer las cosas fáciles y seguir dominando con su derecha y sus subidas a volear a la red. A partir de ahí, intercambio de juegos entre dos tenistas tocadas y victoria final con cierta psicosis (6-4) para una Garbiñe Muguruza que ha demostrado sacar la garra que lleva dentro para conseguir una de sus victorias más importantes: no por ganar títulos o alcanzar el número uno, si no por demostrar que mentalmente es una tenista nueva. ¡Bravo Garbiñe!

0
0