Eurosport

Blog De la Calle: El análisis de los grupos del Mundial de Rusia

Blog De la Calle: El análisis de los grupos del Mundial de Rusia

El 13/06/2018 a las 18:25Actualizado El 13/06/2018 a las 18:26

32 selecciones, ocho plazas en cuartos de final. Diferentes propuestas futbolísticas, técnicos renombrados, cracks consolidados, estrellas incipientes...

GRUPO A: RUSIA, EGIPTO, ARABIA SAUDI Y URUGUAY

Mucho fútbol rioplatense en los banquillos de este primer grupo que comanda la anfitriona Rusia junto a las selecciones del desierto y Uruguay, una selección que en los Mundiales siempre juega por encima de sus posibilidades. Los de Cherchesov tratarán de no fracasar y para ello se blindan con tres centrales atrás y lo fían en ataque al talento de Dzagoev. Los de Tabárez vuelven a ser un equipo con poderío en las áreas (en la propia Godín y Giménez y en la contraria Suárez, Cavani, Stuani o Maxi Gómez). Y Egipto, como todos los equipos de Cúper, destila cholismo, un equipo donde su Oblak es El Hadary, Salah es el Griezmann de los Faraones, Mohamed el Neny luce los galones de Koke y Moha. Un rival complicado si se pone arriba en el marcador. Se jugará el pase ante los rusos el día 20. Por su parte Arabia Saudí es un equipo divertido de ver, alma amateur y buen pie. Pero falta de experiencia, de competitividad y de disciplina táctica. Un grupo cuyo mayor atractivo reside en los jóvenes mediocampistas de buena pierna que se presentarán internacionalmente como los gemelos rusos Aleksei y Anton Miranchuk, su compatriota Aleksandr Golovin, el egipcio Mahmoud 'Trezeguet' o los uruguayos Rodrigo Betancurt y Matías Vecino.

GRUPO B: PORTUGAL, ESPAÑA, MARRUECOS E IRÁN

Fútbol ibérico y más desierto para este segundo grupo. España llega con la lección aprendida de Brasil, donde las dudas han dado paso a una apuesta incondicional por el tiqui-taca. Lopetegui recuperó el gusto por el toque y la posesión, también como mecanismo defensivo. Pero preocupa cómo rentabilizar ese dominio de la pelota con una mayor producción goleadora. Seducir sin aburrir. No hay un 9 definido (Rodrigo o Diego Costa) y Busquets no tiene sustituto. Más allá del favoritismo español, emerge Portugal, una selección del pelotón de perseguidores donde ha florecido un buen grupo en torno a la figura de Cristiano Ronaldo. El problema de Fernando Castro es que la defensa ha envejecido y no surgen sustitutos para Pepe y Bruno Alves. La clave vuelve a estar en su medular, donde Joao Mario y William Carvalho deben llevar la pelota arriba o acabarán tirando del sempiterno Moutinho. Lusos y españoles no deben confiarse ante Marruecos, una selección tan europea como la que más con una nómina de jugadores inquietante para los adversarios: Nabil Dirar (Fenerbahce), Mehdi Benatia (Juventus), Karim El Ahmadi (Feyenoord), Younes Belhanda (Galatasaray)... En la nómina también aparecen varios 'españoles' como Munir (portero del Numancia), Achraf, Amrabat o Fayçal Fajr. Comenzarán ganando a Irán y eso les permitirá llegar sin presión al partido ante Portugal, que podría estar exigida tras su encuentro con España. Los marroquíes no recibieron un solo gol en la clasificación, lo que habla del buen trabajo de Hervé Renard, campeón de África con Zambia y Costa de Marfil. Que es mucho decir. Irán será el convidado de piedra con Azmoun como estrella y un mediocampo plagado de 'griegos' como Ehsan Haji Safi (Olympiacos), Karim Ansarifard (Olympiacos) o Masoud Shojaei (AEK). Y como tal jugarán, mordiendo en defensa, atrás y adelante. Un grupo B con jóvenes zurdos muy interesantes como Bernardo Silva o Marco Asensio.

iniesta españa suiza

iniesta españa suizaEFE

GRUPO C: FRANCIA, AUSTRALIA, PERÚ Y DINAMARCA

Francia es un equipo exuberante, con futbolistas vertiginosos como Mbappé, Dembelé o Griezmann, jugadores potentes como Pogba, que debe justificarse tras un mal año, y especialistas como Kanté. Deschamps dispone de un grupo que le ofrece probablemente la mayor versatilidad táctica del Mundial. Puestos a buscar un déficit, su fútbol ofensivo depende de la inspiración de Lemar, el único jugador con cierto grandeur ofensivo. Un equipo, además, físicamente muy potente por su inevitable ascendencia africana. Australia llega estrenando seleccionador, con Cahill (el Aduriz aussie) como estrella y un esforzado mediocampo de jugadores de la Premier que promete divertidos partidos de ida y vuelta porque no hay un Kewell como referencia: Mile Jedinak (Aston Villa), Aaron Mooy (Huddersfield), Tom Rogic (Celtic), Mackson Irvine (Hull City)... Perú es uno de los 'dark horses' de la primera fase. Más aún tras reintegrarse Guerrero. Con el Tigre Gareca han recuperado el fútbol de seda y la posesión mezclándola con el poderío físico de jugadores como Yotún, Farfán o Guerrero, dos bandas profundas con Corzo y Trauco y la magia de Cueva, el fantasista del equipo. Dinamarca se ha desmelenado en esta fase de clasificación y el seleccionador Age Hareide ha apostado por un 4-3-3 con un Eriksen mayúsculo. El del Tottenham es el jugador más influyente de su selección de la aparición de Laudrup, Michael. Apostaría a que el C será el grupo que ofrecerá mejores partidos de todo el Mundial. No quiten ojo al francés Lemar, al peruano Cuevas y, evidentemente, al danés Eriksen.

GRUPO D: ARGENTINA, ISLANDIA, CROACIA Y NIGERIA

Argentina llega sin saber a qué juega, sin un centro del campo reconocible y sin un arquero afianzado en la portería. Pero tiene a Messi. Y eso parece ser suficiente para un equipo, y un país, que se debate entre el tribunerismo y la autodestrucción. Un auténtico cambalache gobernado por un técnico no precisamente mesurado para un torneo que exige temple para superar momentos complicados. Los islandeses se han reinventado tras la marcha del histórico Lars Lagerback. Se ha hecho cargo de la selección un dentista, el peculiar Heimir Hallgrímsson, que pasó por el fútbol femenino, donde afirma haber aprendido "que la parte emocional del fútbol es decisiva". Los islandeses despliegan un juego coral perfectamente ensamblado en el que la solidaridad y el orden son claves. Su referente es Gylfi Sigurdsson, por el que el Everton ha pagado 49 millones de euros, lo que hace sospechar sus dotes de pelotero. Croacia, como todos los equipos de la extinta Yugoslavia, aterriza con ruido de sables en su federación. La actual generación, con jugadores de terciopelo como Modric, Rakitic, Perisic o Kalinic, se hace mayor y se le acaban las oportunidades de igualar los logros de la Croacia 98. Su seleccionador Zlatko Dalic tratará de llevar la camiseta ajedrezada lo más lejos posible en este Mundial y asegurar su estancia en el banquillo. Podrían decirse muchas cosas de Nigeria, una de ellas que es la selección más física del Mundial. Poderosa, pletórica y, parece, incluso disciplinada defensivamente. El franco-alemán Gernot Rohr ha metido en vereda a las 'Súper Águilas' tras pasar por los banquillos de Burkina Faso, Niger y Gabón. Onazi y Ndidi se sacrifican en el doble pivote con Obi Mikel enlazando con Ighalo, Victor Moses y el explosivo Iwobi. Todo se resolverá en una última jornada, la del día 26 de junio, en la que se miden Islandia-Croacia y Argentina-Nigeria. El grupo de la muerte, evidentemente.

GRUPO E: BRASIL, SUIZA, COSTA RICA Y SERBIA

Tite ha convertido a la 'canarinha' en la máxima candidata a ganar el Mundial con su clásico 4-1-4-1. Casemiro barre por detrás de la medular y tapa las bandas antes las estampidas de Marcelo y Alves, mientras Gabriel Jesús es el vértice del ataque. Pero es en la medular donde se genera el desequilibrio con jugadores como Neymar, disfrazado del Messi brasileño, y un Coutinho deshinibido. Renato Augusto y Paulinho equilibran el balance permitiendo que el dibujo fluya con naturalidad hacia el 4-3-3 y Firmino espera en el banquillo su turno. Un equipo perfectamente balanceado, con automatismos defensivos y enormes alternativas ofensivas. Un Brasil competitivo en el que no falta la magia. Suiza sigue acumulando presencias en grandes torneos con jugadores notables como Granit Xhaka, Xherdan Shaqiri o Ricardo Rodríguez. Pero con el eterno déficit en ataque de la falta de un ariete de referencia y menos recursos que una navaja suiza. Costa Rica llega a Rusia con la ilusión de meterse en octavos, para lo que cuenta con un esquema que propone saturar el mediocampo con Borges dirigiendo el tráfico y Bryan Ruiz afilando el ataque. Sin embargo, su estrella es Keylor Navas, síntoma de que cada partido es un pequeño milagro, una feliz agonía. Si en Croacia había ruido de sables, en Serbia tienen los tanques aparcados en la federación. El seleccionador fue destituido pese a clasificarles por la guerra interna que se vive. Matic, Milinkovic-Savic y Mitrovic son los pilares del equipo. El grupo escenificará una interesante lucha por la segunda plaza que Brasil seguirá con el rabillo del ojo.

Neymar (Brasil)

Neymar (Brasil)EFE

GRUPO F: ALEMANIA, MÉXICO, SUECIA Y COREA DEL SUR

Otro grupo con un favorito claro, la Mannschaft de Joachim Löw, que ha dado su segundo NO al Real Madrid en los días previos. Los alemanes defienden el título con un grupo reconocible y un fútbol moderno en el que siguen pesando mucho jugadores como Kroos, Khedira, Ozil o Muller. Destaca la presencia de Timo Werner en la posición de 9, un joven al que sigue media Europa. Neuer regresa de una larga lesión y extraña la ausencia en la convocatoria de Sané, la aparición más excitante del fútbol alemán. Los teutones son favoritos con brasileños y españoles para estar en la final. México siempre ha completado buenas actuaciones mundialistas y parece que esta vez no va a ser diferente. Juan Carlos Osorio dirige a jugadores de pie fino como Vela, Guardado o los hermanos Dos Santos, colocando en el mascarón de proa a Chicharito. El Tri tiene tanto fútbol como compromiso lo que les lleva a exprimir los partidos, un plus combativo que puede darles la diferencia ante los rocosos suecos, una selección que llega tras dejar fuera a Italia. Los suecos llegan con una selección a la 'islandesa', coral y de perfil bajo. El seleccionador Jan Andersson, cuyo éxito fue ganar la liga con el Norrköping, ha apostado por el grupo tras la marcha de Ibrahimovic. Es un equipo tan anónimo que la referencia es un defensa, Lindelöf, del Manchester United, y su jugador 'diferente', Guidetti, es suplente de los tallos Toivonen y Berg. Corea del Sur afronta su ¡noveno! Mundial consecutivo. Y lo hace con un equipo cocinado con paciencia por su técnico Shin Tae-yong. Disciplina y orden para un grupo en el que destaca la figura del delantero del Tottenham Son Heung-Min. Se clasificaron por detrás de Irán, lo cual evidencia que no están al nivel de sus rivales de grupo.

GRUPO G: BÉLGICA, PANAMÁ, TÚNEZ E INGLATERRA

Bélgica es un constelación de estrellas que no acaba de competir bien en las fases finales de los torneos. No marida como equipo y por eso fueron buscando un seleccionador capaz de generar esos automatismos. El español Roberto Martínez acomete tamaña empresa con peloteros de la entidad de Hazard, De Bruyne, Lukaku o Carrasco. En los partidos claves, ante potencias de primer orden, suelen sufrir para imponerse en la medular, donde trabajan Witsel y Fellaini, y atrás chirrían sus tres centrales (Vertonghen-Vermaelen-Alderweireld) en los desplazamientos laterales cuando los partidos se descosen. Demasiado terciopelo para tan poco esparto... Túnez es un equipo que juega con el cuchillo entre los dientes. Alinea un 4-2-3-1 con laterales largos (Hamdi Nagguez y Ali Maaloul) o un 4-3-2-1 cuando les toca sufrir sin balón, que es casi siempre, con Msakni como referente. Hernán El Bolillo Gómez ha llevado a Panamá al Mundial con un férreo sistema defensivo en el que destaca su ángel de la guarda, el portero Jaime Penedo, y el titán defensivo Román Torres, actualmente en la MLS y con pinta de acabar el Mundial coleccionando ofertas de Europa. Arriba Blas Pérez es el martillo y Gabriel Gómez, la brújula. Y cierra el grupo Inglaterra, sospechosa habitual en los Mundiales desde 1966, año en que ganó su único título. A juzgar por las apuestas debería ser segunda de grupo. Los de Southgate han completado una buena clasificación, pero no parece que el grupo mejore al de anteriores citas. Dier y Henderson ponen el músculo, Delle Alli el talento y Sterling el desborde, dejando el gol para Rashford y Kane. Desde el 94 no llegan a una semifinal y en Brasil se marcharon tras la fase de grupos. El Bélgica-Inglaterra del 28 de junio, además de decidir probablemente el liderato del grupo será uno de los partidos de Mundial.

Messi, rodeado de rivales en el Argentina-Bélgica

Messi, rodeado de rivales en el Argentina-Bélgica EFE

GRUPO H: POLONIA, COLOMBIA, SENEGAL Y JAPÓN

El único grupo formado por países de cuatro países diferentes se antoja divertido. Los europeos llegan con Lewandowski enrocado en una mala racha y anunciando que se quiere ir del Bayern. Adam Nawałka ha conformado un equipo solvente mezclando a veteranos como Szczesny, Krychowiak, Blaszczykowski, con jóvenes como Zielinski o Grosicki. Un adversario incómodo que sueña con emular a la Polonia de Lato, Boniek y compañía. Senegal es un caso singular. Está entrenado por Alio Cissé, el que fuera capitán de la selección que alcanzó los cuartos con Bruno Metsu como técnico en 2002. Cissé ha apostado por dar rienda suelta a la potencia de sus delanteros con Mané formando tripleta con Keita Balde, del Mónaco, y Moussa Sow, del Bursaspor. Su poderío físico contrasta con su anarquía táctica. El equipo más africano de todos los que concurren a la cita rusa. Colombia vive un momento de madurez futbolística con jugadores como James, Cuadrado o Falcao asentados en sus equipos y en la selección. Pékerman ha ido depurando el juego de los cafeteros estos años y aspira a luchar por meterse en las semifinales. Apuestan fuerte después de llegar a cuartos en Brasil. Cierra el grupo Japón, que en abril decidió sustituir a Vahid Halilhodzic como seleccionador por Akira Nishino. Halilhodzic cambió el histórico estilo nipón apostando por la contra, algo que Nishino ha desterrado. Volverán al toque en corto y a disputar la posesión. Iniesta sería bien recibido en este equipo. Estilos distintos, contrapuestos, antagónicos, y un solo objetivo: estar en los cruces de cuartos ante los equipos del grupo G el 2 o el 3 de julio.

0
0