El destino ha sido cruel con el Athletic. Dos finales perdidas en dos semanas y seis consecutivas de Copa sin ganar. Sin embargo, seamos honestos. El Athletic no mereció ganar ni ante la Real Sociedad, ni, desde luego, esta ante el Barcelona. En la primera final parecían bloqueados, superados. Se adivinaba hasta un problema de actitud. En esta segunda hay que mirar al banquillo. Te puede ganar el Barcelona porque tiene mejor plantilla. Pero el planteamiento ha sido pobre. Marcelino no mandó a los suyos a la guerra. A este Athletic le ha faltado convencimiento y agresividad. No fueron Leones.
Este Athletic ha perdido la identidad en las dos finales. Los rojiblancos han ido perdiendo la efervescencia de la llegada de Marcelino. En los dos partidos de Liga previos a la final de Copa ante la Real Sociedad, ya hubo síntomas preocupantes. Y en las dos finales ni un zarpazo. No ha sido un equipo feroz. Un equipo inferior.

Resumen Athletic-Barcelona: Messi asegura títulos

La Liga
Big Data del Barcelona-Atlético: La última barrera del Cholo (16:15)
HACE 9 HORAS
Los de Marcelino no han competido cada pelota como suelen. Y sin identidad, y con jugadores muy cansados como Muniain o Williams, no ha habido opción real de sacar a pasear la gabarra. Dicen que las finales se ganan, no se juegan. El Athletic las ha perdido. Ha perdido él. Cuando te gana un rival porque es mejor, solo puedes aplaudirle. Pero este Athletic no ha sido el mejor Athletic. Lo dejaba claro Balenciaga al final del partido: “Ahora a levantarnos y seguir compitiendo. No como hoy”. Y lo confirmaba Marcelino en sala de prensa: "No hemos competido, nos ha faltado carácter".
El Barcelona ha tenido paciencia y ha visto, incluso con sorpresa, como el Athletic le daba la pelota y le regalaba espacios. Abrió la lata Griezmann, pero todo gravitó alrededor de Messi una vez más. Marcó otro gol tremendo y un segundo tanto de manual con pase atrás de Alba. Laporta tiene que convencerle para que se quede y eso pasa con darle un par de fichajes competitivos para volver a optar a todo.
TRAS GANAR LA COPA, ¿PUEDE GANAR LALIGA EL BARÇA?
Otro jugador majestuoso es De Jong, que ha confirmado que es el mariscal de campo de este equipo, corrigiendo atrás y pisando área arriba para marcar incluso. Un jugador con el sello de calidad del Ajax que lee los partidos como poco y siempre toma buenas decisiones. Un jugador para muchos años en el Barça. Y por detrás de todos, en un papel secundario y alejado de los focos, Ronald Koeman. Un técnico que le ha dado sentido común a un club caótico y se ha ganado el respeto de un vestuario que le miraba con escepticismo al principio. Koeman está haciendo su trabajo, Messi también. Ahora le toca a Laporta. Y el Athletic tiene mucho que aprender de estas dos finales.
La Liga
De Messi al Cholo, los supervivientes del Barça-Atleti que valió una liga
HACE 11 HORAS
Fútbol
Messi amenaza al Atlético de Madrid, una de sus víctimas preferidas
AYER A LAS 17:07