Eurosport

Lara Arruabarrena: “He tenido problemas de confianza”

Lara Arruabarrena: “He tenido problemas de confianza”

El 15/06/2019 a las 13:35Actualizado El 15/06/2019 a las 13:37

Después de disputar 17 Grand Slams de manera consecutiva, una lesión en la cadera provocó que Lara Arruabarrena (Tolosa, 1992) viera este último Roland-Garros por televisión. Concretamente, desde la señal de Eurosport. La jugadora española nos cuenta en esta entrevista cómo fue la experiencia desde el otro lado de la barrera y cuáles son los plazos marcados para su vuelta.

¿Qué tal estos días por Madrid?

Mucho gimnasio, muchos ejercicios de recuperación y, estos últimos días, ya jugado algo a tenis. Eso sí, no más de una hora, poco a poco mejorando las sensaciones. He estado haciendo actividades sin impacto, que no me supongan demasiado esfuerzo.

¿Dónde nace esta lesión?

Me pasó en Madrid después de varios torneos jugados de manera consecutiva. En el entrenamiento previo al partido con Sara (Sorribes) noté un tirón en el psoas que luego me impedía correr bien. Me hice unas pruebas y salió que tenía tocada la cadera, aunque mi cadera derecha siempre ha sido bastante dramática (risas). Tengo algunas lesiones crónicas que en momentos de mucho cansancio me tira y me obliga a parar algún tiempo. En principio tengo que estar dos meses fuera, me pierdo toda la gira de hierba y, si todo va bien, volveré en el torneo de Bastad el 8 de julio.

Te perdiste Roland Garros, eso duele.

En una época muy especial, la verdad. Vienen dos Grand Slams seguidos como Roland Garros y Wimbledon, es la gira europea donde menos viajamos, para mí es la mejor parte del calendario.

De jugar Roland Garros a comentarlo, al menos no estuviste parada.

Fue una semana muy entretenida con todo el equipo de comentaristas, también fue la primera vez que hacía plató, así que me gustó bastante la experiencia. A ver, me hubiera gustado más estar en la pista jugando, pero es otra manera de vivirlo. Me encantó.

¿Qué esquema seguías a la hora de comentar?

Me ayudaba sobre todo de mi memoria, había muchos partidos que me tocaba comentar donde jugaban rivales a las que me he enfrentado en el circuito, hay veces que ves detalles y los comentas porque anteriormente los has hablado con ellas. Intentaba aportar ese extra que se vive dentro del vestuario.

Te veo dispuesta a repetir…

Hombre claro, ¡cuando queráis!

Suerte trajiste, desde luego.

Pero eso no fue cosa mía (risas). Rafa prácticamente no ha perdido nunca en Roland Garros, solo dos partidos. Es una locura, él mismo se lo decía a Álex al terminar la final, que era algo imposible… ¡pero él lo ha hecho! Es algo que solo lo puede hacer él.

¿Cómo viste a las españolas?

Hablé bastante con Aliona (Bolsova), aunque seguro que tendría 4.000 mensajes diarios que responder (risas). La vi muy contenta y con los pies en el suelo, me alegro mucho por ella. Sara (Sorribes) está en un gran año, el mejor de su carrera seguramente, pero perdió con una de las candidatas que optaban al título. Carla (Suárez) tuvo un cuadro muy duro y Garbiñe (Muguruza) siempre es una candidata, pero Stephens es una gran rival que te puede ganar en cualquier ronda.

En tercera ronda dijiste que Marketa Vondrousova la iba a liar en el cuadro. ¡Vaya ojo1!

Sí, pero fue un poco de suerte también. Por lo que había visto y, además, porque había jugado con ella esta temporada y la conocía, sabía que venía jugando bien en tierra batida y me parece una rival bastante incómoda de batir, es muy inteligente. Después de pasar dos rondas la vi con opciones de algo más, me dio la sensación de que podría hacer algo importante.

Pero se encontró con Barty en la final. El otro decía Navratilova que la veía favorita en Wimbledon.

La gente a veces habla mucho, favoritas ahora mismo son todas, además en Wimbledon, que puede pasar cualquier cosa. A mí Barty siempre me ha encantado cómo juega, es una tenista diferente: usa el cortado, sube a la red, es súper completa. ¿Tanto como para candidata al título en Wimbledon? Pues a ver, una de las candidatas será seguro. Que haya ganado en Roland Garros, diciendo ella misma que es la superficie que menos le gusta, habla muy bien de sus capacidades, pero en Wimbledon yo te pondría 20 favoritas.

Tantas favoritas no sé si es bueno o malo. ¿Insultante competitividad o falta de regularidad? ¿Tú como lo ves?

Por mi parte estoy encantada, nosotras vamos a un torneo y no sabemos quién va a ganar. Desde nuestro punto de vista, nos gusta el no saber qué va a pasar, no tener asegurado que siempre ganarán las mismas. Si hubiera siempre la misma campeona dirían que es aburrido porque siempre pasa lo mismo, pero si cada vez gana una diferente, dirán que es malo porque no hay una dominadora clara. A la gente nos gusta mucho quejarnos.

Cuando Federer, Nadal y Djokovic lo dejen, la ATP será también un baile de campeones.

Seguramente, es que estos tres han dominado durante tantos años que lo normal es que siempre ganen ellos. Cuando se vayan nada será igual. Thiem parece el rival a batir en tierra, pero ya veremos, lo dirá el tiempo. En la WTA lo que ha pasado es que el circuito se ha vuelto mucho más competitivo, ¿la Nº80 le puede ganar a una top10? Si la top10 no tiene un buen día, por supuesto que sí.

Lara Arruabarrena

Lara ArruabarrenaEurosport

Ahora mismo estás fuera del top100, ¿te quita el sueño?

La verdad es que no. Con la lesión sabía que iba a perder ranking y ahora seguiré perdiendo por los puntos que defiendo en hierba. Lo tengo bastante aceptado. Tendré que empezar a remontar poco a poco, pero lo primero es recuperarme de la cadera y que no me duela, ya me he visto en esta situación antes. Obviamente, me encantaría estar top100, pero ahora la realidad es otra y hay que afrontarla.

Tu salida del top100 es noticia porque llevabas muchos años ahí metida, eso habla muy bien de tu regularidad.

Me metí top100 con 19 años cuando gané Bogotá y solamente me había salido una vez por culpa de una mononucleosis. Ahora me he vuelto a salir y todavía me iré más para atrás. En ese sentido he sido bastante regular, es verdad, pero también me hubiera gustado estar más arriba. Lucharé por seguir mejorando.

Los resultados esta año tampoco estaban siendo los mejores.

He tenido bastantes problemas de confianza, dentro de que en la carrera del tenista suele haber bastantes altibajos. Al principio de año estaba en un momento bajo, quizá buscando la motivación, pero a partir de Indian Wells empecé a sentirme mejor. Luego al llegar la gira de tierra la cosa cambió a mejor, aunque ya me pilló sin entrenador.

¿Y ahora qué pasa con el entrenador?

Me he lesionado justo ahora, cuando estaba sin entrenador, así que estoy trabajando con mi fisioterapeuta y mi preparador físico para recuperarme bien. De momento sigo sin entrenador y no he pensado nada, mi objetivo es recuperarme lo antes posible, en los primeros torneos que haga pues iré sola. Después ya veré.

En su día llegaste a decir que te sentías “quemada en pista”.

Fue una declaración desafortunada, sí. Llevaba bastantes derrotas consecutivas en primeras rondas y me salió así, nada que no haya sentido cualquier otro jugador/a cuando pierde o cuando tiene una derrota desilusionante. Se sacó mucho de contexto, no era tan drástico.

¿Tanto desgasta este deporte?

Mucho. Lo que yo dije en aquel momento es algo que se le pasa a los jugadores por la cabeza varias veces a lo largo de la temporada. Es un deporte bastante solitario, tienes un equipo detrás pero en pista estás tú sola, ganas tú y pierdes tú. Las emociones las siente tú más que el resto, cuando las cosas van mal tú lo sientes mucho más, y cuando las cosas van bien sí que las compartes, pero es una alegría muy solitaria. Es lo que tiene los deportes individuales.

Lara Arrubarrena

Lara ArrubarrenaEurosport

Y que empezáis muy jóvenes.

Realmente, es que no hemos hecho nada más. Yo empecé en el circuito WTA a los 18 años, ahora tengo 27 y me da la sensación de que llevo aquí toda la vida, tienes la sensación de que no has vivido otra cosa, que no has hecho nada más. Son muchos viajes, cambios de horarios, mucha presión… todo esto es muy complicado de explicar para alguien que no lo haya vivido. Antes la gente se retiraba con esta edad por la carga mental que arrastraban. Ahora se aguanta más tiempo, pero el tenis es un deporte que desgasta mucho.

No quisiera ponerme en la piel de un jugador que depende de un partido para cubrir gastos.

Yo conozco a muchos jugadores que en algún momento, disputando un torneo, me han dicho: “Lara, si pierdo en primera ronda igual me tengo que dejar el tenis”. No es mi caso, pero conozco gente que le ha pasado eso. Imagínate que mañana te dicen a ti: “Si mañana tu entrevista la leen menos de 1000 personas, te quedas sin trabajo”. ¿Con qué presión vas a hacer tú esta entrevista? Vas cagao. Es muy difícil de entenderlo cuando no lo vives.

¿Los de arriba viven más tranquilos/as?

No te creas. Luego cuando subes en el ranking y la prensa se enfoca en ti, viene la sensación de que sí o sí tienes que ganar, pero no, lo que tienes que hacer es lo mismo que vienes haciendo siempre. Te pongo otro ejemplo. Yo he hablado con muchas jugadores que me han confesado que, estando en el top10, es cuando peor lo habían pasado en su carrera. Lo tenían todo, ganaban más partidos que nunca, un montón de dinero, toda la gente apoyando, y sin embargo…

Vamos, que nadie está contento con su ranking.

Da igual, el tenista siempre quiere más, por naturaleza.

A veces ese exceso de presión os hace colisionar. El otro día le pasó a Mario Vilella, supongo que habrás visto el vídeo.

Sí lo he visto.

¿Tú entiendes una reacción así?

Yo sí, pero la gente no puede ponerse en la piel del jugador, no puede entender que igual ese tenista tiene un problema ajeno a lo que está pasando en pista. Un momento malo a nivel personal, o que esa misma mañana te ha podido pasar algo, o que estás en un partido que para ti es importantísimo por la razón que sea. De repente pasa cualquier cosa en un punto, o una bola que es buena y el árbitro te la canta fuera, discutes y pierdes los papeles… mil cosas, y al final somos humanos. Mario rompió la raqueta como lo han hecho tantos otros, no pasa nada. Es injusto juzgarlo sin saber lo que él está viviendo. No te digo que esa sea la actitud ejemplar porque no lo es, pero cualquier jugador tienes derecho a perder los papeles en cierto momento y verse en una situación así. No hay que ser tan dura con la gente porque uno no sabe por lo que está pasando.

Lara Arruabarrena

Lara ArruabarrenaEurosport

Alejo Mancisidor dijo en su día que te faltaba ser más agresiva, más valiente.

Cada jugador es un mundo, con el paso de los años me he dado cuenta de lo importante que es conocerse a sí mismo. Cada jugador debe trabajar de manera diferente, tiene que descubrir su manera de sentir dentro de la pista. Igual tuve momentos en los que no me he conocido lo suficiente. Igual también tengo ese carácter que no es todo lo ambicioso que tendría que ser para un deporte como éste. Es muy difícil estar arriba y competir contra todas las demás, pero no sé qué es lo que me ha faltado, la verdad. También es cierto que no mido 1’85m, ni tengo el tenis para ganar los puntos en dos tiros. Yo no puedo tener un día malo, hacer 40 errores no forzados y ganar de todas formas. A mí me toca ir al fondo de pista, correr más que la rival, buscar que sea la otra quien las falle… no es fácil.

Carla Suárez siempre ha dicho que le ha faltado tener más mala leche.

Salvando las distancias entre ella y yo, quizá sí que me siento un poco identificada con Carla en ciertos aspectos. Aunque ella ha conseguido muchísimas más cosas que yo, insisto.

Más allá de recuperarte de la lesión, ¿qué objetivo te pones hasta final de temporada?

Que cuando vuelva pueda disfrutar del momento, disfrutar en pista de lo que hago. Muchas veces nos enfocamos demasiado en los resultados y en ganar, pero van pasando los días y no disfrutas dónde estás. Al final, te das cuenta que cuanto más disfrutas del momento es cuando mejor te van las cosas y cuando mejores resultados tienes.

Todavía tienes 27 años, quizá lo mejor esté por llegar.

Por supuesto, no sé cuánto tiempo me puede quedar. ¡Igual me quedan diez años de carrera!

Diez igual son muchos.

Demasiados, pero bueno, nunca digas nunca (risas).

0
0