Pocas horas después de que termine el fútbol olímpico en Japón con la final entre España y Brasil, y aún con la llama olímpica encendida en el Olímpico de Tokio, el fútbol inglés alza el telón de su nueva temporada. La Community Shield, el equivalente a la Supercopa de España, medirá en Wembley a Leicester y Manchester City, pillando a más de un aficionado al fútbol a contrapié, aún sin haberse hecho a la idea de que la maquinaria del deporte rey ya está de nuevo en funcionamiento (realmente nunca se paró). Pep Guardiola comenzará en Londres su sexto año con los sky blues, la relación más duradera que ha tenido en su carrera como entrenador.
Las cosas han cambiado poco en la mitad azul de Mánchester durante un verano de escaso movimiento en cuanto a fichajes -a excepción del PSG, club no menos desesperado por coronarse en Europa que el City-. La lista de altas está encabezada por Jack Grealish y su fichaje récord de 117 millones de euros, pero el resto son jugadores sumidos en una espiral de cesiones sin lugar en el Etihad (Yangel Herrera, Daniel Arzani, etc.) con el único refuerzo del veterano meta Scott Carson, llamado a ejercer el rol de tercera o cuarta opción bajo palos. En la lista de bajas destacan las salidas gratis del Kun Agüero y Eric García rumbo al Barcelona y el adiós de jugadores interesantes que han considerado más útiles para hacer caja que para reforzar la plantilla, con Angeliño y Jack Harrison a la cabeza.
Fútbol
Los viernes de Iván Castelló: XAVI (X Alicientes de una Vuelta Increíble)
11/11/2021 A LAS 20:43
¿Cuáles son los motivos del Manchester City para hacer caja? La cuadratura del círculo del fair play financiero no tendría por qué ser un problema, ya que la UEFA ha mostrado una mayor manga ancha con los grandes que con los pequeños en este sentido, y el Brexit por ahora no parece haber consumado la calamidad financiera que muchos profetizaban en el fútbol inglés. La recaudación de estos millones de libras estará encaminada a seguir reforzando con estrellas lo que ya se puede considerar un auténtico dream team, por mucho que falte la Champions League en sus vitrinas. En esta ocasión, el City ha puesto sus ojos en el mercado local, pero siempre apuntando a lo grande: Jack Grealish ya pertenece a los sky blues y Harry Kane es el otro gran deseado
El fichaje del extremo del Aston Villa, aunque ha tenido sus vaivenes, ha sido más sencillo que la posible llegada del delantero del Tottenham, que se acaba de declarar en rebeldía ante Daniel Levy, alguien a quien no se le recuerda que le haya temblado la mano negociando. Aun así, Grealish, otrora enfant terrible inglés y hoy estrella más que asentada de la Premier, no ha salido barato, ya que el club ha abonado 117 millones a los villans. El pasado mes de abril, Guardiola dijo en rueda de prensa que "con estos precios no vamos a fichar a un delantero. No es posible, no nos lo podemos permitir". Las ventas de este verano alcanzan únicamente los 38,8 millones de euros, demostrando que algo debía de quedar en la hucha para poder afrontar semejante inversión.
Mientras los fichajes estelares se concretan o se frustran, Pep Guardiola avanza en la pretemporada mezclando a los jóvenes con los internacionales que antes fueron cayendo eliminados en sus respectivos torneos veraniegos. El temprano adiós de selecciones como Alemania o Portugal de la EURO han permitido recuperar a piezas clave como Ilkay Gündogan o Bernardo Silva. Después de golear 4-1 al Blackpool este pasado martes, Guardiola comentó a los medios del club que "necesitamos tiempo". Seguramente, la versión del Manchester City que ponga en liza en Wembley será bastante distinta a la que mostró en O Dragão en la final de la Champions, e incluso la que empiece dentro de una semana más la Premier League.
Vimos muchas cosas buenas y las otras... Es cuestión de tiempo conseguir lo que queremos"
Lo que Guardiola quiere, aparte de recuperar el balón rápido tras las pérdidas, como todo entrenador, es completar el puzle de su equipo de ensueño con un delantero como Kane. Aunque inventó el falso nueve durante su etapa en el Barcelona con Leo Messi y en el City ha elevado a cotas de excelencia a una plantilla sin un delantero puro condicionada por las recurrentes lesiones del Kun Agüero en su último año, Guardiola siempre ha buscado contar un killer puro en sus filas. Samuel Eto'o estaba de vuelta en el Barça cuando Guardiola se hizo cargo y buscó suplirlo con Zlatan Ibrahimovic, una apuesta que salió mal. En Múnich, Lewandowski cumplió su sueño de disponer un rematador consumado, y en Inglaterra exprimió siempre que pudo el apetito voraz de un Agüero que será recordado como leyenda en el Etihad.

Kun Agüero y Pep Guardiola

Fuente de la imagen: Getty Images

Contar con Kane supondría la guinda, la punta de lanza de un ariete temible para conquistar Europa por la mano. Grealish, con su talento y polivalencia, también es un refuerzo de campanillas, pero está claro que aquel Guardiola que celebraba la medalla de subcampeón europeo en Oporto hace unos meses no está saciado. Pep Guardiola nunca apostó por la plata, siempre fue a por el oro, e intentará, como Teresa Portela, lograrlo a la sexta.
Fútbol
🚨👏 Le preguntan a Guardiola sobre Xavi como entrenador del Barça y lo que dice Pep ilusiona
29/10/2021 A LAS 12:12
Fútbol
Guardiola avala a Xavi Hernández como entrenador del Barça: "No tengo ninguna duda"
29/10/2021 A LAS 12:08