1 – La piscina

Greg Louganis nació en 1960. Antes incluso de saber caminar, el pequeño Greg había sido abandonado por sus padres adolescentes y acogido por una familia en los suburbios de San Diego. Tan pronto como estuvo supo mantenerse en pie, impresionó a los que estaban cerca de él con sus acrobacias y un sentido del ritmo que pronto lo empujaría a actuar en escenarios locales. Pero el punto de inflexión en su joven vida llegó en 1969, cuando su familia decidió instalar una piscina en el jardín. Pequeño detalle. Grandes efectos: a los 9 años se sumerge haciendo todas las piruetas posibles. Su madre, un poco preocupada por su integridad física, pensó que haría bien en enviarlo a tomar lecciones en la piscina local. La historia comienza con un detalle. Pero está en movimiento.

Los 10 mejores momentos olímpicos con determinación: Moussambani, Louganis, Redmon y otros 'mitos'

Juegos Olímpicos Tokio 2020
Diving - Men's 10m Final - Tokio 2020 - Momentos destacados de los Juegos Olímpicos
07/08/2021 A LAS 08:49

2 – El advenimiento

Antes de Louganis, estuvo Dibiasi. Klaus Dibiasi. El ángel rubio del salto de trampolín. La leyenda antes de la leyenda. El día que Louganis subió al trampolín olímpico en Montreal, el italiano puso fin a su formidable carrera. En Canadá, el transalpino aspiraba a una tercera medalla de oro en la plataforma. El estadounidense de 16 años se lanzó al abismo para hacerte un nombre. ¿Ganar? Sammy Lee, su entrenador, así lo creía. A su llegada, Louganis no impidió que Dibiasi lograra su increíble hat-trick. Pero Louganis hizo temblar al maestro. Al final de la prueba, en el oído de Louganis, Dibiasi vino y le contó todas las cosas buenas que pensaba de él. El futuro pronto sería suyo.

3 – La (primera) consagración

Plata en Montreal con motivo de sus primeros Juegos, Greg Louganis nunca conoció otro lugar que el primer puesto en la competición internacional. En el Campeonato del Mundo de Berlín en 1978, todavía era solo un niño. Pero ya tiene ese indefinible 'algo' extra. El futuro "saltador Nureyev" domina el evento de 10 metros. Ahora entrenado por Ron O'Brien, que será más que un entrenador a lo largo de su carrera y su vida, el joven estadounidense ganó su primer título mundial.

Louganis

Fuente de la imagen: Getty Images

4 – El accidente

Greg Louganis es la encarnación de la perfección. Verlo volar, hacer escorzos en el aire, entrar en el agua, es asistir a un ballet. Y maravíllarse con una combinación única de gracia y poder. Pero ver a Louganis expresarse es posiblemente olvidar que los saltos son un deporte peligroso. Que algunos han sufrido dolorosos golpes. O peor aún, perdieron su vida. Durante la década de 1980, Sergei Chalibashvili y Nathan Meade murieron a la edad de 21 años, tras golpear la plataforma en la cabeza. Greg Louganis también fue víctima de un grave accidente. En 1979, durante una competición entre Estados Unidos y la URSS en Tbilisi, durante un salto, su cabeza golpeó la plataforma. Diez metros más abajo, Louganis vuelve a caer al agua, de espaldas. "Si el borde no hubiera estado recubierta¡o con un acolchado suave, probablemente estaría muerto". Louganis permanecerá inconsciente durante 20 minutos.

5 – Enfoque

En Montreal, Klaus Dibiasi estaba convencido de una cosa: Greg Louganis sería su sucesor. En Moscú, en 1980, el estadounidense sería el rey del trampolín y la plataforma. El italiano hubiera tenido razón... si la Guerra Fría no hubiera recobrado fuerza a finales de la década, si la URSS no hubiera invadido Afganistán, si Estados Unidos y Jimmy Carter, como medida de represalia, no hubieran boicoteado el torneo olímpico. Por tanto, Louganis tuvo que esperar hasta 1984 para vengarse. Pero desde 1982 y el Mundial de Guayaquil, puso el mundo a sus pies. Como nadie antes que él. En los tres metros, podría haberse saltado su último salto, que todavía habría sido sagrado. Y de lejos. ¿Su mejor salto de la competición? 92,07 puntos. Récord absoluto. En los 10 metros, una de sus inmersiones le valió un 10 de los siete jueces. La perfección.

6 - Lewis + Beamon = Louganis

"Los periodistas me han pedido que lo compare con el rendimiento en otro deporte. Yo diría que es como alcanzar los 9,15 metros en el salto de longitud o correr los 100 metros en 9,50". El comentario está firmado por Ron O'Brien. Los Juegos de Los Ángeles de 1984 estuvieron marcados por Carl Lewis, y su cuádruple oro, por Mary-Lou Retton, cinco veces medallista de gimnasia y título completo, pero también por Greg Louganis. En lo más alto de su deporte, el californiano firmó un primer doblete en los Juegos Olímpicos. En los 3 metros, cruzó la barrera de los 700 puntos en la final. Inaudito en los Juegos. En los 10 metros, rebelde. Y una primicia en la historia. Nunca había elevado la disciplina a tal altura. "No creo que fuera es posible hacerlo mejor ", admitirá, mucho más tarde.

7 – El mazazo

Después de Los Ángeles, Greg Louganis consideró la retirada. Y luego, Ron O'Brien lo convenció de que siguiera adelante hasta Seúl, porque el reto merecía la pena. Conseguir otro doblete en Seúl lo colocaría en la casta inmortal. 1988 podría cambiar su vida. Sería así. Pero en proporciones inesperadas e insospechadas. Seis meses antes de los Juegos Olímpicos, su compañero enfermo acude al hospital. Le hacen la prueba del VIH. En el corazón de los años del SIDA y una década que coincidió con el estallido de la pandemia, Greg Louganis había dejado el tema bajo la alfombra durante mucho tiempo. En este mes de marzo, no puede echarse atrás. Está probado. Es seropositivo. La conmoción del anuncio solo se compara con la perspectiva de que una vida llegue a su fin. Louganis se imagina condenado. Pero su médico, un familiar, le aconseja que aguante. Continuar. Para ir a los Juegos, en definitiva.

Louganis

Fuente de la imagen: Getty Images

8 – Un dilema imposible

Cuando Greg Louganis llega a Corea del Sur, sopesó, junto a su entrenador, los pros y los contras. Se enfrenta a un dilema imposible. Hablar es darse por vencido. Porque si Louganis revela que es positivo en VIH, se verá privado de competir en los JJ.OO. En 1988, la enfermedad sigue siendo desconocida y agota su parte de fantasías maliciosas. Callar es cargar con una responsabilidad inconmensurable. En 2021, sabemos que los riesgos de contagio son diminutos. En los 80 no fue fácil para nadie. Louganis se va. Louganis nunca olvidará. Porque si triunfa y logra un nuevo doblete, la historia, a la inversa, recordará el accidente que sufrió durante la clasificación del trampolín de 3 metros. En su novena inmersión, sucede lo improbable: en un doble salto mortal y media pica invertida, su cabeza golpea el trampolín. La vergüenza de haber fracasado frente al mundo entero sigue a la preocupación. El americano está sangrando. Sale del agua, muestra su herida y se va a coser. Frente al médico que lo atiende, no se atreve a decir nada. Antes de estar completamente seguro de que no puso en peligro a nadie, Louganis lo pasará mal. Pero eventualmente ganará. Una vez más, como siempre.

9 – El anuncio y la liberación

Hasta la mitad de los 90, Greg Louganis pasó su vida escondido. Oculta su identidad sexual. Silencia su que tiene el VIH. El campeón ha llevado estos secretos como cargas. Y luego, en plena fase de madurez, se dijo a sí mismo que era el momento. Aparecer en los Gay Games en 1994 fue un primer paso. La publicación de su autobiografía "Breaking The Surface" fue la siguiente decisión determinante. El libro permanecerá en la parte superior de la lista de bestsellers del New York Times durante cinco semanas. Louganis también revela sus dudas, su infancia difícil, sus intentos de suicidio, su adicción adolescente a las drogas, sus relaciones tóxicas con sus compañeros y la violación de la que fue víctima por uno de ellos. Durante mucho tiempo, Louganis habrá sido más feliz en el agua que en tierra firme.

10 – El activista

Desde su retirada, Greg Louganis ha estado en las juntas directivas, escribió su biografía, entrenó a atletas, sirvió como mentor del equipo estadounidense, se enamoró de las exposiciones caninas pero, sobre todo, se convirtió en el uno de los rostros de la lucha contra la discriminación de todo tipo. Desde su salida del armario y la revelación de su enfermedad, el estadounidense lucha ahora para que la vida de los jóvenes homosexuales, la de los seropositivos, la de las minorías discriminadas no se parezca al Vía Crucis por el que pasó en la primera parte de su vida. Dejemos que hablar sea la norma. Más silencio.

Louganis

Fuente de la imagen: Getty Images

‘Trailblazers’, una serie de 10 capítulos con las historias de los atletas que han traspasado las barreras del deporte inspirando cambios en la sociedad, continúa este lunes 22 de febrero con un especial de Greg Louganis que estará disponible en Eurosport.es y Eurosport APP.

EPISODIO 1: Serena Williams, rompiendo estereotipos

Trailblazers | Serena Williams, rompiendo estereotipos

EPISODIO 2: Greg Louganis, un icono olímpico convertido en activista

Trailblazers | Greg Louganis, un icono olímpico convertido en activista

Juegos Olímpicos Tokio 2020
Diving Men's 10m Platform Preliminary - Tokio 2020 - Momentos destacados de los Juegos Olímpicos
06/08/2021 A LAS 11:49
Juegos Olímpicos Tokio 2020
¿Lo sabías? La joven de 14 años que ganó dinero para salvar a su madre
06/08/2021 A LAS 08:48