Reconozco que hubo un tiempo donde era complicado hablar de tenis femenino, un circuito excesivamente compartido por una lista interminable de campeonas donde ninguna era capaz de encontrar el equilibrio. Una vez Serena Williams comenzó a jugar menos torneos, el ranking cayó en una dinámica efímera en la que varios nombres subían y bajaban cada mes sin explicación. El famoso ascensor de la WTA. Hoy esta etapa ya forma parte del pasado, puesto que ahora mismo no hay ningún detalle que escape del dominio de Iga Swiatek. La polaca no solamente ha cogido el testigo de Ash Barty, sino que lo ha llevado hasta el máximo nivel de dificultad, el de una jugadora que se ha olvidado de perder partidos.
Y sin embargo, nadie habla de ella. Puede que hayan escuchado su nombre –pronunciado de aquella manera–, o puede que hayan visto alguna foto suya levantando un trofeo, uno de los seis que ha ganado esta temporada. Los más valientes, en su apuesta por informarse un poquito, se atreven hasta con el dato: ‘Lleva 35 victorias consecutivas’. Y ahí se quedan, tan tranquilos, sin necesidad de meter una ficha más. ¿Se imaginan que un hombre llevara 35 triunfos seguidos? ¿Que no perdiera un encuentro desde mediados de febrero? No tendría ni la necesidad de ser español, estaría en todas las portadas y en en boca de todos los periodistas. Todo el mundo lo conocería, verían sus partidos, le seguirían en redes sociales y hablarían de sus orígenes. ¿Por qué no pasa esto con Iga? Porque la prensa no lo permite.
La gente que criticaba el circuito femenino por la ausencia de una referente, ¿dónde está? Los que aseguraron que no había ninguna jugadora fiable, que generara confianza en el espectador, que manejara el papel de favorita, ¿dónde se han ido? Estos son los que dentro de un par meses, si todo sigue igual, aparecerán para decir que la WTA es aburrida, que siempre gana la misma, confirmando que su alergia poco tiene que ver con lo deportivo. Mientras tanto, Swiatek sigue deslumbrando en un escenario donde unos pocos somos incapaces de desviar la mirada, subrayando cada semana que es la mejor del mundo a una diferencia sideral de cualquiera que se atreva a ser la segunda. Sus golpes, su discurso, su estabilidad emocional y sus récords de precocidad son solo el envoltorio de una persona con una madurez insultante para su edad, una joven de 21 años con la terraza totalmente equipada para hacer historia.
Roland-Garros
McEnroe defiende a Nadal de las insinuaciones sobre su tratamiento: "Si no fuese legal..."
17/06/2022 A LAS 10:46
“La expectativa es una de las partes más difíciles del trabajo. Sabemos que en los Grand Slams hay un montón de sorpresas, no es fácil lidiar con toda esa atmósfera diferente de presión, todo el mundo se prepara para ganar. En mi caso, he sentido la carga desde el principio. Lo más duro es no permitirte pensar en ello, no sobre analizar cada paso, no pensar en los números y las posibilidades. Estas dos semanas aquí fueron más difíciles de lo habitual, pero es parte del trabajo y veo que cada vez lo hago mejor. Tener la victoria 35 y superar el récord de Serena es algo de lo que también me siento orgullosa, siempre quise tener un logro así en tenis, pero suponía algo muy complicado por la carrera de Serena. Siento que he hecho algo que nadie ha hecho”.
Es bonito escucharla porque ves que ni siquiera ella termina de ser muy consciente de lo que está logrando, lo cual es una noticia espléndida. Que no se pare a pensar, que no se detenga en los halagos, que huya de las redes sociales, que piense que esto solo acaba de empezar. Ahora mismo, Swiatek es la mejor atleta de ese vestuario, pero en deporte nada es para siempre, salvo que tengas una genética de leyenda. De momento, el hecho de llegar a un Grand Slam como favorita ya hemos visto que no le supone mayor dificultad, imitando a las grandes campeonas de la historia que arrasaban sin piedad a todo un cuadro. Con Iga no hay debate, el ritmo del vestuario está en sus manos, ya solo falta que su huella traspase la barrera periodística y podamos valorar como se merece a esta fuera de serie. Seamos justos con Iga Swiatek, hablemos más de la polaca, démosle el espacio que se ha ganado. Ya veréis que bien sienta.

Swiatek-Gauff: Segunda corona, 35 victorias y todo el futuro por delante (6-1 y 6-3)

La felicitación a Swiatek del polaco más ilustre ¡Robert Lewandowski!

Roland-Garros
Ruud, sobre el famoso vídeo de Nadal antes de la final: "Pudo ser un juego mental"
13/06/2022 A LAS 20:51
Roland-Garros
Blog Murciego | ¿Qué jugadores han liderado la lucha por los Grand Slam?
10/06/2022 A LAS 08:28